velicidad_inDespués de la devaluación del año 2002, se fueron suscitando innumerables aspectos positivos. Lamentablemente, esto llevó a que no se tomaran decisiones a nivel interno para que tuviésemos una competitividad más genuina. Entre otras cosas, no se generó un clima de negocios adecuado, el cual acompañara a la mayor demanda una mayor oferta, para que ese momento sea sustentable en el tiempo.

Actualmente, los diferentes sectores de la industria nacional han perdido competitividad a nivel internacional. Temas como tipo de cambio, inflación, capacidad instalada y costos laborales son recurrentes entre los empresarios industriales desde La Quica hasta Tierra del Fuego.

A pesar de que a los meses de enero y febrero las industrias los usan como paradas técnicas programadas y vacaciones, la comparación interanual refleja un desempeño sin cambios respecto de 2012, contrayéndose 0,1% interanual en el acumulado del bimestre según el Índice de Producción Industrial de O.J. Ferreres (IPI-OJF). De hecho, febrero fue un mes algo mejor que enero, con una suba mensual del 3% (sin estacionalidad) y un modesto incremento interanual de 0,3%.

Según un informe del Banco Ciudad, los bloques industriales muestran variaciones mixtas, con más aumentos que caídas pero sin expansiones significativas que modifiquen la tendencia. Según el IPI-OJF, los rubros que mostraron mayores subas fueron la industria química y agroquímica (11,5% anual), los minerales no metálicos -sostenidos por el segundo mes consecutivo de incremento en los despachos de cemento (6,4% anual)- y las refinerías (6,4% anual). Tanto la industria farmacéutica como la textil reflejaron fuertes caídas respecto de febrero 2012 (-10% y -8,6% interanual, respectivamente). Entre los bloques más moderados se destacan metálicas básicas, con una baja de 2,4% en febrero, pero acumulando un 4% de expansión anual en el bimestre, gracias al incremento en la producción de aluminio y laminados. Por su parte, la performance positiva de maquinarias y equipos (2,3%) es consecuencia del alza en la maquinaria agrícola que compensó la caída de la producción automotriz (2,3% en febrero).

Según la Asociación de Fábricas de Automotores, en el mes de febrero se produjeron 52.911 unidades, 2,3% menos a las realizadas en igual mes de 2012. En el bimestre, la producción de automóviles mejoró un modesto 0,8% anual. La baja en las exportaciones explica el pobre desempeño de la industria automotriz, al caer 15,3% en unidades durante febrero (12% en el bimestre), dada la menor demanda brasileña, afectada por la fuerte competencia de vehículos provenientes de Asia y México. En contraposición, las ventas al mercado interno de producción nacional se incrementaron 6,3% anual en el mes, acumulando una suba de 7,7% que no logra compensar la caída de exportaciones para sostener la producción al alza.

Argentina es muy heterogénea en paisajes, culturas, recursos naturales y las industrias no quedan fuera de esta característica. Algunos sectores duplican ventas y otros caen estrepitosamente… ¿será que los dados no juegan a su favor o que la competitividad propone día a día un nuevo desafío?

Lic. Diego José Cambría