En medio de la situación de crisis económica y que golpea especialmente a las PyMes, el organismo recaudador lanzó una serie de medidas tendientes a que las empresas puedan abonar saldos embargos con los mismos fondos bloqueados en sus cuentas bancarias. Esto forma parte de una medida prevista en la reforma tributaria que entra en vigencia a partir de junio.

La situación de las pequeñas y medianas empresas ante los reclamos del pago de impuestos por parte del fisco nacional viene siendo asfixiante en los últimos tiempos. Si bien normativamente el organismo cumple con lo que la resolución general pertinente establece, en la práctica dicha operatoria genera una serie de perjuicios a las empresas. En primer lugar, la multiplicidad de embargos sobre una misma deuda es una realidad: AFIP manda la orden a todos las entidades bancarias con las que opera el contribuyente y, por lo general, todas traban embargo. Esta situación, de la cual son responsables las entidades que no consultan a las otras con las que opera el contribuyente, genera un daño inmediato. En segundo término, con el procedimiento vigente antes de esta nueva normativa, para poder levantar la medida cautelar el contribuyente debía abonar el importe adeudado . Es decir que la PyME embargada debía contar con al menos dos veces el importe adeudado para hacer frente a sus embargos sin sufrir consecuencias negativas. Esta situación no era una cuestión netamente normativa, pero si una situación habitual en el día a día de las PyMEs. Vale destacar que muchas veces el tiempo de demora hasta que las entidades bancarias ponían conocimiento del embargo al Banco Central y este lo comunicaba a las otras entidades era tan importante que las empresas optaban por abonar la obligación para levantar todos los embargos. Con la creciente caída en la actividad económica, esta situación es cada vez mayor, dificultando el cumplimiento de la cadena de pagos. Con buen criterio, el fisco (ahora conducido por Cuccioli luego de que Abad presentara su renuncia), estableció un mecanismo para sortear estas dificultades. Se podrá, a partir de junio, levantar el embargo utilizando el mismo dinero retenido por la entidad bancaria para el pago de la obligación reclamada. Todo esto podrá ser realizado on line. El embargo se levantará a las 48 hs de realizado el procedimiento, luego de vincular el CBU con el contribuyente y ejecutar la opción. Resta coordinar por parte de AFIP como se va a vincular el sistema con las entidades bancarias, sobre todo para evitar la multiplicidad de embargos. Más allá de los detalles de la implementación, es un gran avance que dará celeridad a las PyMes ante este tipo de situaciones que en algunas ocasiones llegaban a ser realmente complicado.

Por: Cr. Federico García Córdoba