(¿así hasta 2015?)

El bueno de la película es el gobierno provincial que tiene listo un plan para construir 1.700 km de gasoductos que beneficiarían a 100 localidades del interior con 400.000 habitantes y más de 1.000 industrias.

La obra -que demandaría unos $ 2.000 millones en 24 meses- tiene además preacordado un financiamiento del BNDES de Brasil por US$ 257 millones a una tasa anual “regalada”: 4%.  En resumen, todo el emprendimiento sería pagado con fondos provinciales y sólo se pide a la Nación que firme un aval para comprometer -eventualmente- fondos de coparticipación de la misma Córdoba.

El malo de la película -en la argumentación del ministro Manuel Calvo- es la Nación, corporizada en la (no) firma de Juan Carlos Pezoa (secretario de Hacienda) y Juan Carlos Fábrega (presidente del Banco Nación) que obstaculizan una obra fundamental para el interior provincial.

Carta documenta va desde Córdoba (vía Oca), carta documento viene desde Baires (vía Correo Argentino), la situación está empantanada y nada hace suponer que lo que trabó la política, destrabe la burocracia.

Fuente: www.infonegocios.info