coaching_inBajo éste título queremos presentar una metodología de trabajo muy efectiva e integradora para el universo de las Empresas de Familia en su propósito de lograr la trascendencia y la unión en el compromiso de las distintas generaciones.

A la hora de definir el Coaching Estratégico en las Empresas Familiares, debemos comenzar por especificar en qué consiste esto del “Coaching”, término que últimamente está presente en muchos ámbitos, lo cual puede llevarnos a no reconocer su esencia.

Aunque es un término que se puede asociar al entrenamiento deportivo de cara a lograr progresos y mejoras en el desempeño de los deportistas, en su origen la palabra coach proviene del húngaro, y tiene una “curiosa” historia que desarrollamos a continuación.

“Entre los siglos XV y XVI la ciudad húngara de Kocs, situada a unos 70 km. de Budapest, se convirtió en parada obligada para los viajes entre esta ciudad y Viena. En estos viajes empezaron a utilizarse unos carruajes con un sistema de suspensión único. Este sistema permitía ir a mayor velocidad con más estabilidad. Permitía que los procesos de aceleración del carruaje, hacer correr más a los caballos, cambiarlos con más frecuencia o reforzarlos, se pudiesen realizar sin perder equilibrio. Así, pronto se habló del carruaje de Kocs, – kocsi szekér en húngaro-, como símbolo de la excelencia en la función de transportar personas de un lugar a otro”.

El término kocsi pasó al español como coche, al alemán como kutsche, al italiano como cocchio…. El término inglés coach, es por tanto de origen húngaro. Significaba un vehículo cubierto tirado por caballos para transportar personas.

Metafóricamente, el coaching también transporta personas de un lugar a otro. Les ayuda a transitar con eficiencia el trayecto del lugar dónde están adonde quieren ir.

En el caso de las Empresas Familiares uno de los trabajos fundamentales de cara a garantizar su perdurabilidad en el tiempo, es el de integrar los distintos propósitos y miradas de cada uno de sus miembros en un plan que incluya a todos ellos, para así dar lugar a una visión compartida e ilusionante que lleve a desarrollar un proyecto de futuro para la Familia Empresaria.

Es ahí donde el Coaching estratégico se convierte en una herramienta muy valiosa para las Empresas de Familia, ya que trabaja de forma particular las aspiraciones personales, profesionales, familiares y empresariales de cada integrante y las reúne en una nueva definición que establezca las metas particulares en una “hoja de ruta” conjunta que define el camino que han de recorrer cada uno de los integrantes para acompañar al desarrollo y crecimiento de la Empresa.

Como vemos, esta fórmula conlleva un proceso de implicación y participación directa de los miembros de la Familia Empresaria en dónde se tienen que responder algunas de las interrogantes más habituales que lógicamente se presentan ¿podré desarrollar mis capacidades y lograr mis objetivos en la empresa familiar?, ¿serán mis hijos capaces de trabajar juntos?, ¿podemos generar ingresos para cuatro familias y para el retiro económico del fundador?, ¿qué tipo de empresa queremos llegar a tener?, y tantas otras relacionadas.

Éste compromiso implica por tanto la responsabilidad de generar las condiciones favorables que permitan lograr los objetivos deseados, y así de esta manera convertirse en protagonistas activos en la gestión de los cambios que enfrentan, pasando de ser re-activos, a ser agentes pro-activos y creativos que eligen libre y voluntariamente el recorrido que desean transitar.

Por todo ello, el trabajo a realizar en compañía del coach es definir mediante un diagnóstico completo dónde están parados en éste momento, y desde ése punto de partida debatir y acordar adónde se dirigen y qué recursos o medios van a necesitar, respondiendo alguna de las preguntas que habitualmente surge y qué va a aportar cada uno para realizar ése trayecto que les llevará desde su estado presente a su estado deseado.

En éste proceso de transición y transformación se produce de forma consciente una elección para el crecimiento y desarrollo de la Empresa y de sus miembros. Y como siempre les trasladamos a nuestros clientes, cuando hay una Familia unida que cuenta con un proyecto compartido y que les compromete, en el que cada uno de sus integrantes sabe lo que se espera de él y se ha definido y aclarado asimismo lo que todos ellos pueden esperar del conjunto (Empresa), ése “carruaje” es sencillamente, IMPARABLE.

Por: Mgter. Iñigo Landeta