energia

Las nuevas tarifas de la energía eléctrica cambian el esquema de costos de las empresas y comienzan a justificarse inversiones para reducir consumos.

Los sinceramientos de tarifas han impactado de gran manera en las facturas de energía eléctrica para las industrias y los comercios, un ítem que, en lo general, no figuraba hasta ahora entre los primeros en el análisis de costos y los plazos de recupero de inversión para implementar mejoras eran muy largos. Hoy esa ecuación se ha modificado y se comienzan a explorar las posibilidades tecnológicas disponibles.

Dialogando con responsables de la empresa Construcciones Eléctricas Zorzán S.A., representantes comerciales y técnicos de WEG, me comentan que están comenzando a llegar consultas de empresas buscando alternativas para lograr reducir el impacto del costo de la energía eléctrica. Estas soluciones no se ven afectadas en lo general por efectos de escala, es decir, aportan mejoras de igual manera a todos los tamaños de industrias o comercios. Los estudios que han realizado demuestran que las oportunidades son reales y efectivas a la hora de reducir el monto abonado.

El punto de partida es la realización de un análisis sobre las fuentes de consumo y las oportunidades que se pueden detectar en su utilización, lograr eficiencias a través de mejoras mecánicas, revisando métodos y procesos y optimizando el uso de los equipos existentes, aunque para lograr una reducción significativa del costo hay que pensar en el reemplazo de tecnologías antiguas y de baja eficiencia por modernas que optimizan su desempeño con menores consumos.

El primer cambio cultural se observó con la inserción de las tecnologías led en iluminación, y hoy existen reemplazos de artefactos de iluminación con grandes diferencias en consumo frente a las que se utilizan tradicionalmente, sin afectar o hasta incluso mejorar el rendimiento lumínico. El desarrollo de la tecnología de iluminación con led, como explican de Construcciones Eléctricas Zorzán S.A., ya no solo abarca las aplicaciones hogareñas, existen alternativas para industrias, depósitos y comercios que reducen los costos en el orden de hasta 80%, sin considerar otras ventajas como menor mantenimiento, la posibilidad de regular la intensidad de luz, encendido inmediato y por lo tanto activarlo con sensores de presencia entre otras.

También hay una alternativa disponible en el consumo de motores eléctricos, responsables de la mayor parte de la factura de energía eléctrica en las industrias. Según la calidad de materiales y tecnología de fabricación de los motores se dividen en tres clases: IE1, IE2 y IE3, con diferencias de rendimiento del orden de 4% a 8% según la potencia, siendo los de menor potencia los que logran la mayor diferencia. El reemplazo de estos motores afecta directamente al monto que se abona por energía y se logran retornos de inversión del orden de 1,5 años.

Estos proyectos pueden financiarse a través del FONDO ARGENTINO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA (FAEE) que surge de una acción conjunta entre el Ministerio de Producción y la cartera de Energía y Minería mediante el que se otorga a PYMES créditos para proyectos de inversión destinados a optimizar el uso de energía con tasa fija del 9% y plazo de pago de hasta 7 años. Siendo que el plazo de retorno de la inversión mucho menor se torna muy interesante esta opción.

Ing. Jorge Suino
Asesoramiento & Servicios a Industrias
jcsuino@yahoo.com.ar