Cuando hablamos de conveniencia esencialmente vemos dos aspectos, en primer término el económico por lo cual priorizaremos ciertas cosas por su costo/valor y en segundo término por la elección del destino de nuestro dinero.  Obviamente hay más factores a grandes rasgos consideramos estos dos sobre todo para el ejemplo que vamos a citar.

En cuestiones de identidad de nuestra empresa podemos citar muchas piezas gráficas que intercambiamos constantemente con los clientes. Las preguntas son, ¿Estas piezas gráficas nos representan? ¿Representan a nuestra empresa? ¿Transmite los valores que nosotros queremos transmitir? Son preguntas que como diseñadores le hacemos a un cliente cuando nos encontramos por primera vez.

“La identidad cumple un rol fundamental en muchos aspectos no solo de la vida empresarial sino de la vida en general”.

No nos imaginamos usando una ropa que no nos gusta para una reunión pero a veces sí consideramos un logo que no termina de gustarnos para nuestra empresa.

¿Por qué?

Generalmente porque ya lo hicimos, porque nos lo diseñaron gratis, porque lo hicimos diseñar por un profesional y nos dimos cuenta tarde de que no nos identificaba “perfectamente”, porque lo diseñamos nosotros mismos y le gustó a la gente o a los integrantes de la empresa y lo profundizamos en los años (hicimos todas nuestras tarjetas personales, nuestra cartelería, etcétera) y no queremos modificar el logo.

Sin embargo cuando nos damos cuenta que un traje nos queda mal no lo volvemos a usar, cuando un peinado nos queda mal o no le gusta a nuestro entorno generalmente lo cambiamos y así con muchas cosas. Pero nos resistimos a reinvertir en un isologotipo.

Reinvertir en un isologotipo pese a que sea una inversión de tiempo y dinero es sumamente imprescindible si lo que tenemos no nos representa. El “logo” es nuestra carta de presentación impresa en diferentes materiales y piezas gráficas donde es fundamental que haya crecido con nuestra empresa y que responda al cambio, si mejoramos que mejore, que si nosotros estamos conformes con lo que somos y fuimos siempre, el logo se identifica exactamente con esa idea y representación.

En nuestra opinión, invertir en nuestra identidad va a hacer que nos conozcan de la mejor forma y es sumamente útil.

Si hacemos todo bien, brindamos el mejor producto y/o servicio, entonces:

¿Por qué habríamos de tener mal nuestra presentación?

 

Inf. Pablo Rumie Vittar / Lucas Sosa

Analista en Computación (UNRC) M.P.:3233 / Lic. En Diseño

www.enjoylife.com.ar