Schiaretti y Manzur firmaron una carta que será enviada al ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren. Ambas provincias son las máximas productoras de bioetanol, una derivado del maíz y la otra de la caña de azúcar. Fuerte acompañamiento del sector industrial.

Esta tarde, en el Centro Cívico del Bicentenario de Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti y su par tucumano, Juan Manzur, acordaron solicitar al ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren, aumentar el corte de las naftas del 12 al 15 por ciento, en el marco de la Ley N° 26.093 y 26.334. De esta manera, las empresas que producen bioetanol en ambas provincias podrán implementar las inversiones necesarias a la brevedad, multiplicando los beneficios ambientales, sociales y económicos de cada región.

“En primer lugar -señaló Schiaretti- hay que decir que no  hay dudas de que Argentina tiene que ir sí o sí al bioetanol, porque no tiene posibilidades rápidas de tener más destilerías”.

El Gobernador de Córdoba recordó que en la época de su exilio, cuando le tocó trabajar en la industria automotriz brasileña, pudo ver “cómo allí se desarrollaba el motor a alcohol y lo que eso significó para la región nordeste de Brasil: una salida a la caña de azúcar, que permitió comenzar a superar la crisis endémica que tenía ese país con esa producción”.

Por su parte, el gobernador Juan Manzur expresó: “Yo celebro esta mesa del gobernador Schiaretti. Nos estamos llevando una lección, porque esta es la manera de trabajar: sentados a una mesa, generando acuerdos, dialogando. Pero también generando la sustentabilidad de los proyectos, que es lo que acá se mencionaba, pensando en el mediano y el largo plazo, generando los consensos necesarios”.

 Cabe recordar que en la visita de Schiaretti a Tucumán, en el mes de mayo pasado, el tema fue tratado por ambos gobernadores junto a productores locales, ocasión en que se avanzó en los términos del acuerdo. En esta oportunidades, los mandatarios estuvieron acompañados por representantes de las firmas Promaíz, Bio4, ACABIO, además de representantes de universidades y entidades del sector.

En la presentación suscrita esta tarde se detalla que “la industria del bioetanol ha dado pruebas de transparencia y eficiencia, al contribuir sin fallas con la oferta demandada por las petroleras, y da pleno cumplimiento a las exigencias del programa de biocombustibles”.

 Además de los beneficios ambientales, sociales y económicos -al favorecer las economías regionales-, el sector del bioetanol de maíz en Córdoba dispone de un plan de inversión de 300 millones de dólares para ampliar su capacidad productiva. A su vez, el sector azucarero del NOA -integrado por 23 ingenios, 16 destilerías de alcohol, nueve deshidratadoras, aproximadamente 7.300 productores cañeros y unos 50 mil trabajadores directos (lo que lo convierte en la principal fuente de trabajo del NOA) y unas 190 industrias del sector metalmecánico-, asisten al sector industrial, productivo y de servicios con una producción total de bioetanol de caña de azúcar de 400.108 m3 en el año 2016.

En este sentido, cabe destacar que el bioetanol combustible ha permitido dar un giro radical en los resultados del sector productivo e industrial azucarero y, de esa manera, significativas inversiones industriales en fabricación y deshidratación de alcohol, eficiencia energética y gestión ambiental, así como renovación de equipos agrícolas, de cosecha y de transporte.