A poco de concluir 2012, y en función de lo que ha expuesto, ¿cuál es, entonces, el balance de lo que ha acontecido en el sector inmobiliario?

Que, a partir de la aplicación de las medidas restrictivas para la compra de dólares, sumado a un descenso en la actividad económica general, en el sector el balance general es negativo: caída en las ventas, menor facturación y mayor costo operativo.

¿Cuáles son las perspectivas que se avizoran para el corto y mediano plazo?

Creer y confiar que los ahorristas, como siempre lo han hecho, canalicen sus dineros en la compra de “ladrillos”, entendiendo que esto es el mejor cofre de seguridad, que les permitirá además, subliminalmente, convertir sus pesos en dólares

Desde la Delegación que conduce, ¿qué mensaje o consideración le haría llegar a los asociados y a los corredores inmobiliarios en general?

Que en los momentos difíciles es cuando más unidos tenemos que estar para, entre todos, trabajar por aquellos problemas que nos son comunes, ayudándonos entre todos sin mezquindades, compartiendo operaciones y fomentando la solidaridad, el compañerismo y el respeto; capacitándonos y profesionalizándonos para brindar a la sociedad un mejor servicio y de calidad. Además, desde nuestro lugar, luchar incansablemente por terminar con el ejercicio ilegal de la profesión.