Mediante un escrito, el CECIS se dirigió a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) -de la cual es miembro- para solicitarle arbitre lo necesario, ante los estamentos oficiales que corresponda, o que se exponga ante la Mesa Sectorial de Comercio, a fin de que se disponga una prórroga prudencial para la puesta en vigencia de la obligación implementada por la AFIP, de manera que los comerciantes, prestadores de servicios y profesionales alcanzados cuenten con un margen de tiempo más amplio para poder ajustarse a lo establecido; y que no se aplique multa o sanción alguna a quienes todavía no han podido instalar el posnet debido a la falta de equipos en el mercado, como es público y notorio. La entidad, de ese modo, elevó su preocupación con motivo de la normativa de la AFIP que, precisamente, obliga a comerciantes, prestadores de servicios y profesionales –desde el 1 de este mes- a aceptar pagos a través de tarjetas de dé- bito. Numerosos reclamos Entre los considerandos, el CECIS expresó que la nota era remitida para ponerla en conocimiento, formalmente, de que “son numerosos los reclamos que nuestra institución ha recibido –y está recibiendo por estos días- de quienes se consideran afectados por esa disposición emanada del referido organismo fiscal, fundamentalmente micro y pequeños empresarios y emprendedores”– Además, la entidad planteó que “las autoridades competentes deberían reparar en los costos que la medida implica para los comercios de barrio (llámense despensas, almacenes, kioscos, verdulerías, etc.), o aun aquellos de escasa magnitud emplazados en sectores céntricos –en particular, en el interior del país-, entre otros”. El CECIS le transmitió a Fabián Tarrío, presidente de la CAME, que “compartimos la opinión en cuanto a que resulta indispensable que se contemplen los gastos en que deberá incurrir el pequeño comerciante y a que se tengan en cuenta otros aspectos que muy bien se han señalado, como afrontar los costos que supone ingresar en el sistema”.Por otro lado” –se remarcó en la nota-, “se juzga oportuno poner de resalto la alta demanda de terminales que se registra en este momento, lo que torna seriamente dificultoso –por no decir imposible- proceder a su adquisición e instalación Por esas razones, se sugirió se reclame la citada prórroga; al tiempo que se propuso “que se fije en $ 100 (pesos cien) –en lugar de $ 10 (pesos diez)- el importe a partir del cual regirá la obligatoriedad de aceptar el pago con tarjeta de débito”. Según lo consignado por el CECIS en el escrito, “entendemos que de hallarse una respuesta afirmativa se estará llevando cierto alivio a incontables mipymes, en medio de una situación que está exigiendo acudir en su ayuda; por lo cual apeló a CAME “para que se sirva canalizar lo aquí planteado a los niveles de Gobierno pertinentes”. Opinan directivos Gustavo Sacchetta, vicepresidente del sector Comercio de la entidad, en declaraciones al programa Entre Líneas, que se emite por Somos Río Cuarto y Canal Quatro, los jueves, a las 21:30, y que reprodujo PUNTAL en su edición del viernes 6 de abril, aseveró que “el principal inconveniente está focalizado en los negocios más chicos”. Y agregó que el posnet tiene un costo de 200 pesos más IVA, a lo que debe sumarse la línea telefónica o la conexión a internet. Así, el monto se eleva hasta los 800 pesos, más los porcentajes que se deducen por las ventas y las retenciones de IVA, Ganancias e Ingresos Brutos. En tanto, Federico García, protesorero del CECIS, indicó: “Lo que estamos tratando de defender es el gradualismo. Por supuesto que no estamos en contra de la formalización de la economía; al contrario, pero creemos que, como siempre, pagan justos por pecadores en el sentido de que, por querer formalizar, arrastramos a un montón de actividades y les generamos complicaciones.” Afirmó allí también, entre otros conceptos, que la obligación de recibir tarjeta de débito parece haber sido pensada desde un escritorio en Buenos Aires, sin conocer la realidad del interior. Postura de la FEDECOM Por su parte, la Federación Comercial de Córdoba (FEDECOM) –de la que también el CECIS es componente- advirtió sobre los costos fijos que implica la prestación de este servicio y la conectividad a internet que, en algunas localidades del interior de la provincia, dificultan la puesta en marcha de la medida. “En términos generales estamos de acuerdo con la medida que en definitiva busca blanquear la operatoria comercial y evitar la competencia desleal. El tema es que la implementación implica costos extras para los comerciantes que a veces tienen escaso margen de rentabilidad y esto lo acota mucho más”, dijo Ezequiel Cerezo, vicepresidente de FEDECOM, en relación con la retención que se hace a los comercios para las operaciones con débito y crédito, además de los costos anexos a las cuentas que se suman a la cuestión financiera que implica que los depósitos se demoran en concretarse hasta 72 horas. “Asimismo, hay que tener en cuenta que, en muchas localidades del interior, la conectividad no es de la mejor. A veces, hay problemas para tener señal en el teléfono, mucho más para hacer una transacción con tarjeta. Entonces, alertamos sobre la obligatoriedad que se genera y con la cual se establecen multas, cuando las condiciones no están dadas”, agregó.