La infombra_inación oficial dio cuenta de que el PBI acumula así un crecimiento de 1,2% en 12 meses.

El cálculo del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE) arrojó “un resultado decepcionante, bien moderado”, estimó a la AFP el economista jefe de Austin Rating, Alex Agostini.

El Banco Central había previsto en un índice paralelo un crecimiento de 1%, por encima del 0,6%, en trimestres consecutivos.

En la comparación año a año, la agricultura impulsó el PBI del primer trimestre, con avance de 17% sobre igual período de 2012. Los servicios también tuvieron un incremento de 1,9%. Pero la industria se contrajo 1,4%, sin conseguir la recuperación esperada, informó el IBGE.

Una buena noticia que el mercado esperaba para confirmar que la economía está en expansión era el avance de la inversión -medida por el indicador de formación bruta de capital fijo-, que registró un crecimiento de 3% en relación a igual período del año anterior, después de cuatro contracciones seguidas en 2012.

Revisan pronósticos a la baja

Pero ese avance “fue menor de lo esperado”, remarcó Agostini. “El resultado del primer trimestre fue mucho peor de lo esperado y seguramente revisaremos a la baja nuestra previsión de crecimiento del PBI en 2013, que estaba en 3%”, informó Robert Wood.

El analista para Brasil del Economic Intelligence Unit, para quien el único “dato positivo” fue la recuperación de la inversión.

Para Wood, Brasil ya sufre los efectos de la desaceleración del crecimiento chino, su mayor socio comercial, aunque debería beneficiarse de la mejora de la economía estadounidense, consumidor de muchos productos manufacturados brasileños.

En el área interna, Agostini criticó la estrategia adoptada por el gobierno para impulsar la economía, “muy enfocada en el consumo, por la vía de fomentar el crédito y las exenciones fiscales, y lo que tiene que hacer es impulsar la inversión”.

El consumo de las familias brasileñas continuó su avance, de 2,1% en relación al primer trimestre del año pasado, aunque si son comparados el primer trimestre del año contra el último de 2012, ese avance fue de apenas 0,1 por ciento.

La inflación, que en marzo superó el techo de la meta de 6,5% en doce meses al alcanzar 6,59%, es hoy uno de los indicadores que preocupa a gobierno y mercado.

Objetivos de politica

El gobierno de Dilma Rousseff pone su mayor esfuerzo en lograr una expansión del PBI de más del 3% este año, tras un magro avance de 0,9% en 2012 -contra 2,7% en 2011 y 7,5% en 2010.

La ministra de Planificación, Miriam Belchior, insistió que Brasil puede conseguir un crecimiento de 3,5% en 2013. Trimestre sobre trimestre, el PBI brasileño avanzó 0,1% en el primer cuarto de 2012, 0,3% en los dos siguientes y 0,6% en el último del año, mostrando una aceleración más lenta que la deseada por el gobierno.

Fuente: www.infobae.com