Está en Coronel Moldes y comenzará a funcionar dentro de cuatro meses.
Dos robots ordeñarán 8.500 litros diarios de leche, que se destinarán a producir quesos.

Los hermanos Gastón y Martín Brito están convencidos de que la lechería es un buen negocio. Por eso están invirtiendo en la construcción de un establecimiento que producirá leche y elaborará quesos. Con la particularidad de que la tarea de ordeñe la realizan dos robots traídos desde Suecia.

Se trata del primer tambo-fábrica robotizado del país. Está ubicado sobre la ruta nacional 35, en el acceso a la localidad de Coronel Moldes, en el departamento Río Cuarto.

En el predio de cinco hectáreas, donde hasta la década de 1980 funcionaba la cooperativa láctea La Sara –y que tuvo como último antecedente una wiskería cerrada ya hace varios años– se levantan por estos días los corrales para albergar a las vacas, la sala de ordeñe de última generación, la planta elaboradora de quesos y el salón de ventas. Sólo en la compra de los dos robots, que ya están en el campo, la empresa familiar invertirá 300 mil dólares. “Estimamos que en cuatro meses lo pondremos en marcha”, adelantó a La Voz Gastón Brito; junto con su hermano, están vinculados a la lechería desde hace 10 años. “Arrancamos de cero en un tambo alquilado, que estaba a punto de cerrarse”, recordó. La experiencia profesional en lechería, adquirida por Martín en California (Estados Unidos), les ayudó en la adopción de las tecnologías intensivas de producción de leche, como el uso de corrales y el bienestar animal.

Si bien ya existen algunos tambos en el país con el trabajo de ordeñe automatizado a través de robot, La Inesita será el primer establecimiento que integrará los eslabones de la producción primaria con la elaboración de lácteos y la comercialización directa. Un acopio con frío en la ciudad de Córdoba ayudará a la logística para proveer a los canales minoristas.

“El objetivo del robot es generar materia prima de calidad controlada, que permita su trazabilidad en el lugar para la elaboración de productos, con la importancia de hacerlo sin flete. El círculo se cierra con el propio canal comercial”, fundamentó Gastón. Los robots tendrán como tarea diaria ordeñar, al menos hasta dos veces, un total de 130 vacas, algunas de las cuales producen hasta 70 litros por día. Mientras se levantan las nuevas instalaciones, y a la espera de la mudanza a los nuevos corrales, a pocos kilómetros de allí el plantel produce leche que se entrega a lácteas de la zona.

Modelo productivo

Con una producción que rondará los 5.800 litros diarios, la empresa elaborará quesos duros y semiduros, que comercializará con la marca Sol Argentino. “Es en honor a nuestro chozno abuelo, que fue el fundador del partido bonaerense de Benito Juárez, donde llevó adelante una estancia pionera, con el nombre Sol Argentino, que hoy es patrimonio cultural. Para los emprendedores, el modelo implementado en Coronel Moldes es una unidad económica que se puede traspolar a otras empresas medianas dedicadas a la producción de leche. Gastón y Martín están convencidos de que no es necesario tener mil hectáreas para dar este paso, y que un predio de cinco hectáreas es suficiente para, de forma intensiva y con tecnología, cerrar el círculo virtuoso entre producción primaria y valor agregado en origen.

Autor: Alejandro Rollán
Fuente: LA VOZ
Link: http://www.lavoz.com.ar/negocios/el-primer-tambo-fabrica-robotizado-del-pais-se-construye-en-cordoba