exportacion

A partir de los primeros datos oficiales que se conocen con respecto a la evolución de la balanza comercial se observa una fuerte caída en las cantidades exportadas. Algunas cámaras sectoriales ya publicaron datos sobre las exportaciones del mes de febrero confirmando para el último trimestre una tendencia recesiva y con un panorama preocupante en término de pérdida de empleos.

A pesar de los estímulos vía precio que generó el nuevo gobierno a partir de la devaluación de diciembre, y la depreciación posterior, que llevó al dólar cerca de los 16 pesos, las exportaciones argentinas continúan cayendo, e incluso aceleraron su tendencia recesiva en el último trimestre.
Desde la perspectiva y análisis que realizamos permanentemente los profesionales que componemos ESTUDIO CRENNA & ASOCIADOS, no dudamos en ningún momento de las intenciones favoritistas que el gobierno actual tiene sobre el sector, pero todavía el conjunto de medidas no ha dado el fruto esperado.
En cuanto a las empresas locales y regionales hemos notado constantes problemas de negociación de sus productos con los países compradores y una baja notable en su actividad en el marco del comercio exterior. Las exportaciones de cereales y oleaginosas se han visto afectadas fuertemente, ya que según datos registrados en los sistemas oficiales las liquidaciones realizadas se ubicaron por debajo de lo esperados y aparejan un ritmo decreciente en las últimas semanas. Es importante resaltar un caso particular dentro de estos productos, las premezclas para consumo animal y los aceites elaborados con cereales como la soja; estos productos tienen un mercado importante dentro de los países limítrofes pero el gobierno ha variado las tasas arancelarias que gravan los mismos en forma confusa. De un 5% que pagaban las empresas exportadoras garantizando las operaciones en enero de 2016 pasaron a pagar 0% y luego en un giro inesperado se realizó un cambio a un 20% a 25% según el producto, perjudicando los contratos pactados y dejando fuera del mercado internacional a varias empresas.
Creemos que los grandes cambios que ha realizado el gobierno sobre el sector han sido buen intensionados pero han desestabilizados los negocios en el ámbito internacional. En víspera de que todo mejore rápidamente, entendemos que el sector necesita reglas claras para poder negociar con los países destino de sus exportaciones y para ello es necesario que nuestros funcionarios sigan apostando al sector remendando los errores cometidos y fortaleciendo los aciertos que han tenido en estos meses de gestión.

Cr. Horacio Crenna