Grupo Grassi realizó la entrega de los 3300 kilos de alimentos no perecederos recolectados durante la campaña solidaria “2 toneladas de solidaridad.

Nuestra ciudad cuenta con más de 28 comedores comunitarios ubicados en distintos puntos de la ciudad, cada comedor vive una realidad diferente. Algunos de ellos están situados en vecinales, otros en escuelas o viviendas particulares y aquellos más precarizados se encuentran a orillas de la costa del Río Cuarto, en habitaciones muy pequeñas, sin calefacción, sin mesas y sillas, pero con el corazón gigante de quienes trabajan allí cada día.

Existen comedores que entregan viandas o brindan de comer todos los días, otros, en cambio, sólo los días sábados, pero a veces no alcanza y los niños se acercan a la noche a buscar un paquete de fideos o pan para acompañar el mate cocido.

Cada comedor sabe la cantidad de familias que van a ir a buscar su vianda, algunos cocinan para 20 niños, otros en cambio para 250 personas, varios centros de cocción comentaron a Grupo Grassi que en el mes de junio se sumaron familias nuevas, muchas de ellas con madres solteras que no tienen trabajo.  Por este motivo Grupo Grassi los visitó durante el mes de junio, para poder conocer sus necesidades y la cantidad de personas que asisten a comer, y así poder realizar una repartición justa de lo recolectado.

“Es la primera vez que Grupo Grassi recolecta alimentos, fue un gran trabajo en equipo, hubo que contar más 3000 kilos, agruparlos por categorías, preparar los pedidos para cada comedor,” afirmo María Celia Sedie. Y agregó: “la sociedad de Río Cuarto es generosa, nosotros fuimos solo coordinadores de una gran campaña solidaria que es de todos los riocuartenses”.

Por su parte Daniel Romero, encargado de la campaña, contó que cuando fueron a los barrios se dieron cuenta que el aporte es pequeño, ya que su realidad es difícil y dura todos los días. “Pero todos mostraron agradecimiento con un abrazo, una taza de sopa, o alguna lágrima de felicidad al lado de la cocina”.