El Cosquín Rock convocó a más de 110.000 personas y sólo la taquilla alcanzó para cubrir el alto costo del festival. Tarjeta Naranja debutó como spónsor del festival.

Aunque el show biz venía de capa caída en los últimos meses (todos los productores acusaban bajas en el “tickeo”), José Palazzo y En Vivo ya salvaron el año: el Cosquín Rock convocó más de 110.000 personas y sólo la taquilla alcanzó para cubrir el alto costo del festival, estimado en $ 14 millones por el mismo productor.

Estimando que unas 90.000 personas pagaron efectivamente su entrada (muchos sponsoreos incluyen tickets liberados y también hay acuerdos con medios de difusión por promociones varias) y un ingreso promedio neto de $ 180, la recaudación habría rondado los $ 16 millones. A ese primer balance positivo hay que sumar una decena de spónsors, pero principalemente un cuarteto: Branca (histórico del Cosquín Rock), Movistar (una telco que hacía mucho no conseguía En Vivo para este mega show), Pepsi (otra que renovó votos) y Tarjeta Naranja (en un debut triunfal y prometedor).

En efecto y tal como lo preveía José Palazzo, el Cosquín Rock 2013 superó el nivel de asistencia de 2012, convocando algo más de 110 mil personas, en su gran mayoría jóvenes. Al parecer las marcas confiaron en el presagio del empresario y en esta edición se sumaron varias más a las que desde hace años mantienen su presencia en el evento. Vincular la imagen de la marca al placer en un entorno único, el común denominador de todas las acciones.

Así, por noveno año consecutivo Fernet Branca fue el main sponsor del encuentro rockero. “Para nosotros estar en el Cosquín Rock  ya es un clásico. Tener presencia en el festival más convocante de Córdoba está dentro de las principales acciones de marketing de la empresa”, explicó uno de los directivos de Fratelli Branca Destilerías S.A. presentes el aeródromo de Santa María de en Punilla.

En la carpa Vip la compañía tuvo una imponente presencia. Al ingresar a este sector exclusivo sobresalía el living de Fernet Branca, donde se realizaron degustaciones y juegos interactivos con consumidores a los que les entregaron remeras de la marca. A pocos metros había una barra del licor de café Borghetti –un producto que, según la empresa, se está instalando lentamente- y un bar de Branca Menta.

Mientras que en la terraza del Vip, que tenía una vista privilegiada del escenario principal del festival, la barra de Fernet Branca “trabajó a destajo”. A esto hay que sumarle la carpa que la marca montó para los artistas, al costado del escenario principal.

Otra de las que apostó fuerte fue Pepsi. La gaseosa ya es una socia indiscutida de los eventos rockeros. De hecho, Pepsi Music funciona como marca propia y tiene un importante presupuesto para acciones de marketing destinadas al público joven.

“La marca está presente en este evento porque nos interesa acompañar a los consumidores en sus momentos de diversión”, comentó Sol Díaz Rozic, la coordinadora de Plataformas de Pepsi Music.

La compañía viene trabajando muy fuerte en acciones en el mundo del rock. Tras el Pepsi Music de octubre la marca sponsoreó recitales en Mar del Plata en enero y desde esta semana empieza a trabajar en el próximo Pepsi Music que se realizará el 2 y 3 de abril en Costanera Sur (Buenos Aires) y donde tocarán Pearl Jam, Queens of the Stone Age  y Kaiser Chiefs, entre otras bandas.

Para el festival de Punilla repartió lonas para quienes asistieron al campo, regaló entradas para los shows de Fuerza Bruta que se realizaron en el sector este del predio, obsequió remeras en el VIP y headphones con el logo de Pepsi a los artistas.

“También hicimos un trabajo muy importante con redes sociales, con la información del festival actualizada para el millón de fans de Pepsi Music”, acotó Nacho Dantas, de la empresa. Un dato corrobora la importancia de este canal de comunicación: el primer día del festival el hashtag #pepsimusic fue trending topic en Twitter.

A las marcas de bebidas se sumaron dos de servicios que también invirtieron fuertemente en el show: Movistar y Tarjeta Naranja.

La telefónica estuvo muy activa antes, durante y después del evento. En la previa lanzó una promo para regalar entradas a quienes compraran equipos. Durante el encuentro montó un escenario propio y planea aprovechar esas acciones con una campaña que se lanzará en Córdoba en los próximos días.

“Elegimos la música como la forma de relacionarnos con el segmento joven y estamos presente (en el Cosquín Rock) con un escenario con una temática especial por día lo que nos permite generar una presencia de marca. Para nosotros, Cosquín es la fiesta de la música joven”, señaló a InfoNegocios Roberto Schiaffino, gerente regional de Movistar.

Para capitalizar las acciones del festival, en los próximos días Movistar lanzará la promoción “1+1” en Córdoba que por la compra de un equipo permitirá llevarte otro igual gratis. “La idea es que el segundo teléfono vaya al segmento joven de la familia”, precisó el ejecutivo.

Movistar también obsequió remeras en la carpa Vip, donde montó un living y trajo algunas celebrities, como Catarina Spinetta, la hija de Luis Alberto.

En tanto, y en su debut en el Cosquín Rock, Tarjeta Naranja realizó sin dudas la acción de marketing más innovadora del festival. La empresa del Banco Galicia instaló una carpa en el campo donde obsequiaba banderas de color naranja con el nombre estampado de las distintas bandas que tocaban ese día o si los asistentes lo preferían las insignias se personalizaban con frases de canciones rockeras, por ejemplo. Se repartieron 1.000 banderas durante los tres días y el naranja flameó en cada uno de los pogos.

La empresa montó también un sector para realizar “duelos” de guitar hero, por el que pasaron decenas de personas pàra demostrar su habilidad con la viola.

Naranja tuvo presencia en el Vip con un living y media docena de promotoras obsequiando merchandising.

Fuente: www.infonegocios.info