m_inLa Cámara Mercantil e Informes Comerciales acaba de renovar su conducción, en asamblea general ordinaria celebrada al efecto. Es ahora su titular el comerciante Pablo Dama, que contestó distintas preguntas de Negocios y Noticias en torno de la actualidad del sector y de la actividad que desarrolla la entidad. También se explayó sobre los principales objetivos que se han impuesto quienes conforman la comisión.

-¿Cuál es situación que está atravesando el comercio local?

-Creo que la palabra que mejor define la situación actual del comercio es incertidumbre. No sabemos qué es lo que va a pasar mañana y eso, definitivamente, es negativo para la actividad.

La sensación general que percibo es de pesimismo generalizado; un estancamiento notorio de la actividad comercial que incide en el estado de ánimo del comerciante que, preocupado por los problemas inmediatos, pierde la capacidad de planificación de su negocio a futuro; baja en las ventas, que conlleva la dificultad para asumir los compromisos contraídos; alta inflación; suba de alquileres; aumento de precios de los servicios y alta presión impositiva. Esta combinación de ingredientes resulta muy infortunada para el comercio y los comerciantes en general.

-En comparación con el mismo período del año anterior, los niveles de actividad ¿se mantienen, decayeron o subieron?

-Sin considerar algunos rubros puntuales los niveles de actividad han decaído notoriamente (en algunos casos consultados hasta un 30%), debido a que estamos viviendo una crisis importante a nivel político y económico y a esto hay que sumarle también la tardía llegada del frío.

-¿Qué perspectivas se observan para el corto y mediano plazo?

– Creo que la tendencia de incertidumbre va a seguir estando presente y va durar un tiempo más; mucho ruido en el mercado financiero que necesita acomodarse para que la gente decida gastar. Por otro lado, deberían incidir positivamente los aumentos de salarios acordados, que podrían inyectar más dinero al circuito local. Aunque -en principio- nos cueste asumir ese costo, no podemos desconocer que el asalariado es quien más sufre el efecto de la inflación.

No obstante, y más allá de lo que ocurra, me parece que el comerciante de años ya está lamentablemente acostumbrado a los avatares de nuestra economía y, por lo tanto, dependerá de cada uno ir acomodando las velas para seguir trabajando como siempre lo hemos hecho y estamos habituados.

-¿Qué acciones o actividades –de orden gremial o institucional- tiene previsto desarrollar la nueva conducción de la Cámara?

-Lo primero que esta conducción quiere hacer es tratar de acercar a los colegas comerciantes a la

Cámara, interesarlos en participar activamente, pues es siempre necesario y beneficioso compartir ideas, proyectos y debatirlos entre nosotros.

Me parece imperioso lograr cambiar esa idea de muchos comerciantes que ven en el otro sólo un mero competidor y no un colega. Creo que llegó la época de la cooperación mutua que sólo nos va a enriquecer por la experiencia del otro, además de saber que mientras más somos más fuertes nos volvemos. Además de esta primera etapa de re-consolidación de la Cámara tenemos previsto incorporar nuevos servicios para ofrecer, que se están gestando y que oportunamente se darán a conocer.