“El 2012 es el año del comienzo de la expresión de los errores de conducción económica del gobierno. Puntualmente, después de la muerte de Néstor Kirchner a la fecha (…) los errores de conducción económica se empiezan a patentizar, y el comienzo del declive que sobre este fin de año se patentiza y se va a profundizar.

En cuanto al rubro, veo como crítico el año 2012 y más crítico creo que será el 2013, porque la construcción en el país depende de manera preponderante del sector público, y este sector está desde fines de 2011 en déficit. Desde allí empezaron los inconvenientes en el desarrollo de obras y en el incumplimiento de los compromisos, lo cual se agravó en el año 2012.

Además, los presupuestos para el 2013 son muy pobres en obras, dado el marco de un año electoral (…) si creo que hay que rescatar que al menos se sinceran y reconocen que  se debe a falta de fondos, aunque sería mejor, a mi modo de ver, menos gastos corrientes y más inversiones.”