Con 103 mil hectáreas cultivadas, este año el cereal gana terreno y mayor calidad, en comparación con el anterior. Aportes del INTA permitieron aumentar 800 kilos por hectárea en promedio. Recomendaciones técnicas para una buena cosecha.

La cosecha de arroz ya está en marcha y, en Corrientes, habrá más para levantar: con 103.000 hectáreas cultivadas, el cereal batió récord de superficie en la presente campaña y se estima que, además, será de mejor calidad que las anteriores. Con aportes del INTA, el promedio de rendimiento aumentó entre 700 y 800 kilogramos por hectárea.

“Se logró un vuelco muy grande en el sistema productivo de Corrientes, Santa Fe, Chaco y Formosa”, dijo Alejandro Kraemer, especialista del INTA Corrientes, quien está al frente del equipo de trabajo de este cultivo.

De acuerdo con el especialista, trabajan “fuertemente en el sector con el proyecto Arroz desde 1995 y, en 2008, iniciamos el programa de transferencia tecnológica, Manejo para altos rendimientos en arroz (MARA), que permitió aumentar el promedio de rendimiento entre 700 y 800 kilos por hectárea. Kraemer detalló los seis puntos que integran el paquete tecnológico para lograr altos rindes: “Densidad de siembra, época de siembra, tratamiento de semilla, control de malezas, nutrición y, con mayor énfasis, manejo del riego”.

“Si dividimos a la provincia en dos regiones, en esta campaña, el Norte rindió un poco más que el Centro y Sur, donde fueron levemente inferiores a la campaña anterior”, explicó Kraemer y aseguró que la merma fue debido a “condiciones climáticas, por bajas temperaturas a fines de diciembre y principios de enero –en la época de floración– y altas precipitaciones en el período de aplicaciones de herbicidas y urea”.

Como resultado, además del mayor rendimiento, el programa permitió disminuir la densidad de siembra: “Hace unos años se sembraban 180 kilos y hoy se usan entre 80 y 100 kilos de semilla por hectárea. Esto permitió ajustar una mejor fertilización y se equilibró la nutrición entre potasio y nitrógeno”, explicó el técnico del INTA. Mediante estos resultados pueden obtenerse ventajas ambientales y económicas, dado que los costos son también menores.