pesos-billetes-vs4-np

La actual estrategia de anclaje del tipo de cambio nominal comienza a rendir sus frutos en términos de desaceleración de la inflación y estabilización de los salarios reales, aunque también empieza a encontrar algunos límites, a saber:

  • El gobierno recauda mucho menos dinero de lo esperado. Entonces, con recaudación tributaria esperada en baja y gasto público con crecimiento constante, no queda otra alternativa que imprimir billetes.
  • El dólar a nivel externo se ha fortalecido nuevamente y genera presión sobre la estrategia cambiaria que se mantiene actualmente.
  • El no modificar el actual retraso cambiario, generará un ajuste abrupto en los posteriores meses.
  • La Base Monetaria desde niveles inferiores al 20% anual en 2014, al 25% estimado actualmente para este año.
  • La fuerte depreciación del Real brasileño de las últimas semanas, tocando los R$3 por dólar, su mayor nivel en once años, genera replanteos de cuantas divisas entrarán al país desde nuestro país vecino. A esto sumarle que en Brasil hay una importante desaceleración de la economía.

Existen también puntos positivos:

  • La inflación volvió a moderarse en febrero y acompaño el ritmo de enero, lo que es muy bueno.
  • Las remuneraciones promedio de la economía aumentaron en enero un 2% mensual y 34% interanual. Así, su crecimiento habría vuelto a resultar similar al del nivel general de precios (34,3%).
  • El swap celebrado con China nos ayuda a que los dólares de reserva no se disparen hacia el Oriente.

 

Por: Lic. Diego José Cambría