trigo_inDurante las últimas 5 campañas se ha registrado un bajo interés por la incorporación del cultivo de trigo dentro de los proyectos de siembra. En paralelo, durante los últimos tres ciclos se ha acrecentado el traslado de la superficie – históricamente triguera- hacia otros cultivos alternativos.

En la primera quincena de mayo, estaba finalizando con la cosecha de soja y maíz y la elevada oferta hídrica sobre gran parte de la región este permite prever un inicio de campaña sin inconvenientes. Aunque las perspectivas climáticas para campaña 13/14 no son claras, se estaría en condiciones de comenzar a sembrar de manera fluida. A pesar de ello, este año va a registrarse  la menor cantidad de hectáreas con trigo en 110 años.

Para contrarrestar esto, el gobierno anunció un reintegro de las retenciones a la exportación del cereal, lo cual -estiman- incrementaría el área en un 15-20%. Pero aun con esto el productor no siente “entusiasmo”, porque el mercado permanece intervenido, los insumos aumentaron un 10-15% y hay amenazas contra la cebada.

El trigo sigue siendo tema de conversación, pero muchos productores,  en pos de mantener la rentabilidad de la actividad agrícola, abren los espectros hacia otras alternativas invernales;  por ejemplo,  garbanzo, cereales – como la cebada cervecera-,  u oleaginosos -como la colza. Todo esto plantea el desafío de dejar el “piloto automático” y volcar todo el profesionalismo en la actividad.

Arrendamientos

Según el presidente de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR), los arrendamientos cerrarían un 20% abajo en la zona núcleo y un 30% en las zonas marginales, producto de un aumento de los costos y de la diferencia de rindes.

El 70 % de la agricultura en Argentina se realiza sobre campos alquilados y aquí los números son bastante preocupantes si las variables no cambian. A modo de ejemplo, uno de los líderes de los pools de siembra -como los es El Tejar- decidió cambiar de modelo, como consecuencia de los altísimos costos de alquilar y por los conocidos problemas por los reintegros del IVA.

Si lo único que se hace es sembrar tierras y no se tiene la flexibilidad para invertir en otras actividades, con la combinación de alquileres extremadamente elevados, presión fiscal e impositiva y costos de infraestructura, se hace difícil llevar adelante un negocio que sea rentable.