Mis alumnos de diseño no pueden creer cuando a manera de anécdota les comento cómo eran hace 20 años los procesos de trabajo en las agencias de publicidad y de qué manera hoy ellos (y todos nosotros) están consumiendo publicidad en sus teléfonos celulares atrapados conscientemente en un universo de redes que crece a pasos agigantados. Esa evolución es tan vertiginosa que apenas nos da un tiempo para enterarnos que es lo nuevo de esta semana y cómo asimilar esos cambios para ponerlo al servicio de nuestros clientes.

De la agencia tradicional a agencia digital
Ya había pasado bastante tiempo desde que desarmamos las mesas de dibujos con sus lámparas articuladas y el juego de Rotrings cuando la tecnología digital nos absorbió y sin dejarnos pensar mucho tuvimos que comprender que ya no habría vuelta atrás. Hoy ya ni siquiera somos clientes del sistema, tampoco seguidores, nos convertimos en leads que es uno de los objetivos a alcanzar con el marketing digital.
Cuando analizamos y diseñamos una estrategia de comunicación con su correspondiente presupuesto, el marketing digital ocupa cada vez un espacio mayor lo que fue haciendo que los equipos de trabajo de las agencias evolucionaran hacia ese campo de acción que resulta inagotable. El desarrollo de productos entregables desde la plataforma 2.0 (páginas web, mailings, folletos digitales, etc.) cómo el de herramientas y estrategias específicas para las redes sociales hacen que el trabajo dentro de la agencia de publicidad pase mucho más tiempo entre bits y bites que entre papeles.

Ya podemos saber a dónde está nuestro público
La gran posibilidad de contar con estos medios segmentados nos permite ahorrar mucho tiempo y optimizar la inversión a la par de poder medir los resultados y modificar la estrategia original de acuerdo a la reacción de nuestros seguidores. No es para nada fácil ya que tampoco estamos solos navegando en esos mares. Es necesario desarrollar un acertado marketing de contenidos que nos permitirá atraer, provocar interés, mantener la comunicación activa con nuestros clientes potenciales y finalmente venderles, aunque no todo termine allí. Es aquí donde es indispensable el trabajo del Social Media que en próximas entrega contaremos de que se trata.