biodisel_inNo El sec­tor de bio­die­sel de Ar­gen­ti­na atra­vie­sa una cri­sis y su pro­duc­ción es­tá en caí­da li­bre des­de el anun­cio a fi­na­les de ma­yo de la apli­ca­ción de ma­yo­res aran­ce­les por par­te de la Unión Eu­ro­pea, que com­pra el 90% de lo que ex­por­ta el país.

Ar­gen­ti­na es el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de bio­die­sel, fa­bri­ca­do so­bre la ba­se de acei­te de so­ja, con una pro­duc­ción de 2,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 2012 (1.800 mi­llo­nes de dó­la­res), de las cua­les 1,6 to­ne­la­das tie­nen por des­ti­no la ex­por­ta­ción, por de­lan­te de In­do­ne­sia y de Ma­la­sia, que lo ela­bo­ran a par­tir de acei­te de pal­ma.

La cri­sis co­men­zó en abril de 2012, cuan­do Es­pa­ña, que im­por­ta­ba la mi­tad del bio­die­sel ar­gen­ti­no, pu­so un fre­no a sus com­pras en re­pre­sa­lia por la de­ci­sión del Go­bier­no de Cris­ti­na Kirch­ner de ex­pro­piar el 51% de las ac­cio­nes de la pe­tro­le­ra YPF, que es­ta­ba en ma­nos de la es­pa­ño­la Rep­sol.

Ade­más, el Es­ta­do ar­gen­ti­no su­bió los aran­ce­les de ex­por­ta­ción del bio­die­sel, per­ju­di­can­do aún más las ven­tas.

En un pri­mer mo­men­to se es­ti­ma­ba que las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas de bio­die­sel ron­da­rían los dos mi­llo­nes de to­ne­la­das, pe­ro en 2013 fi­nal­men­te no su­pe­ra­rán las 500.000 to­ne­la­das, da­do que las me­di­das de la UE “co­lo­can al bio­com­bus­ti­ble ar­gen­ti­no a un pre­cio pro­hi­bi­ti­vo”, ad­vir­tió Gus­ta­vo Idí­go­ras, ex­per­to en bioe­ner­gías de Bu­si­ness Is­sue Ma­na­ge­ment.

Idí­go­ras pu­so co­mo ejem­plo la si­tua­ción del gru­po fran­cés Louis Drey­fus Com­mo­di­ties, que “in­vir­tió sa­bien­do que se­ría más com­pe­ti­ti­vo pro­du­cir en Ar­gen­ti­na y es­truc­tu­ró su pro­duc­ción pa­ra po­der res­pon­der a las nor­mas eu­ro­peas”.

La san­ción con­tra el bio­die­sel ar­gen­ti­no -jun­to al in­do­ne­sio- ca­yó co­mo una bom­ba en el po­lo por­tua­rio de Ro­sa­rio, don­de se con­cen­tran las fá­bri­cas de tra­ta­mien­to de so­ja, sea pa­ra bio­die­sel, ha­ri­nas, acei­tes o le­ci­ti­na.

Fabricación suspendida

Al­gu­nas fá­bri­cas de­bie­ron sus­pen­der su pro­duc­ción aun­que sin im­pac­to so­bre el em­pleo por aho­ra.
En Ar­gen­ti­na, la pro­duc­ción de bio­die­sel hi­zo su des­pe­gue en 2006 y se mul­ti­pli­có por diez en­tre 2007 y 2012, co­mo re­sul­ta­do de una in­ver­sión en in­fraes­truc­tu­ra de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en cin­co años.

Ade­más de Dre­yus, los prin­ci­pa­les ac­to­res son las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses Bun­ge y Car­gill, la sui­za Glen­co­re y las ar­gen­ti­nas Mo­li­nos Río de la Pla­ta y Vi­cen­tin.

Acu­sa­cio­nes cru­za­das

La me­di­da de la UE de im­po­ner aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes fue ca­li­fi­ca­da co­mo “agre­si­vo pro­tec­cio­nis­mo” por el Es­ta­do ar­gen­ti­no, que ve en ella una re­pre­sa­lia por la na­cio­na­li­za­ción en 2012 de la pe­tro­le­ra YPF que per­ju­di­có al gru­po es­pa­ñol Rep­sol.

Bue­nos Ai­res for­ma­li­zó en ma­yo un re­cla­mo con­tra la UE an­te la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC).

Dumping
Por su parte, la Unión eu­ro­pea acu­sa a los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos e in­do­ne­sios de dum­ping, de be­ne­fi­ciar­se con ayu­das a la ex­por­ta­ción, es de­cir, de ejer­cer una com­pe­ten­cia des­leal pa­ra los pro­duc­to­res eu­ro­peos.

El au­men­to del aran­cel pa­ra Ar­gen­ti­na anun­cia­do por la UE -de 6,8 a 10,6%- se apli­có tras me­di­das del Go­bier­no ar­gen­ti­no, cri­ti­ca­das por em­pre­sas ex­tran­je­ras de di­ver­sos sec­to­res por con­si­de­rar­las pro­tec­cio­nis­tas, ade­más de los obs­tá­cu­los pues­tos pa­ra la re­pa­tria­ción de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les a las ca­sas cen­tra­les.

Los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos de bio­die­sel se sien­ten tan per­ju­di­ca­dos por la po­lí­ti­ca del Go­bier­no ar­gen­ti­no co­mo por la de la UE.

“Cuan­do Eu­ro­pa le cie­rra la puer­ta al bio­die­sel ar­gen­ti­no, se per­ju­di­ca a nues­tra in­dus­tria, que es efi­cien­te, pe­ro tam­bién al con­su­mi­dor eu­ro­peo, que va a pa­gar un pro­duc­to más ca­ro y me­nos sus­ten­ta­ble am­bien­tal­men­te”, di­jo Luis Zu­bi­za­rre­ta, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Bio­com­bus­ti­bles (Car­bio).

Has­ta aho­ra, 90% de las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas de bio­die­sel es­ta­ban des­ti­na­das a la Unión Eu­ro­pea, que con­su­me 11.000 to­ne­la­das al año; el res­to va a Pe­rú y Aus­tra­lia.
“No es fá­cil sus­ti­tuir a la Unión Eu­ro­pea por otros mer­ca­dos. Don­de sí se pue­de cre­cer es en el mer­ca­do in­ter­no”, es­ti­mó el eco­no­mis­ta Lu­cia­no Co­han.

Ac­tual­men­te, el die­sel ven­di­do en las estaciones de servicio de Ar­gen­ti­na de­be con­te­ner de 8 a 10% de bio­die­sel, por lo que los pro­duc­to­res as­pi­ran a re­ci­bir un em­pu­jón del Go­bier­no, que lo lle­ve a 20%. En 2012, fue­ron in­yec­ta­das 900.000 to­ne­la­das de bio­die­sel en el mer­ca­do ar­gen­ti­no.

Los in­dus­tria­les que se de­di­can al procesamiento de la so­ja te­men que el au­men­to del vo­lu­men de acei­te de so­ja no con­ver­ti­do en bio­die­sel pe­se en el mer­ca­do y sig­ni­fi­que una caí­da de los pre­cios. Al­re­de­dor de 40% del acei­te de so­ja pro­du­ci­do es­tá des­ti­na­do al bio­die­sel.

La bús­que­da de nue­vos com­pra­do­res es un es­fuer­zo va­no de­bi­do a lo re­du­ci­do del mer­ca­do de bio­die­sel, que de­pen­de esen­cial­men­te de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que fa­vo­re­cen su uti­li­za­ción.

El sec­tor ar­gen­ti­no cree que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ter­mi­na­rá por dar­le la ra­zón: “es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la Co­mi­sión Eu­ro­pea no im­pon­drá de­re­chos an­ti­dum­ping, si no pue­de lle­gar a sig­ni­fi­car la pér­di­da de la in­dus­tria ar­gen­ti­na del bio­die­sel”, ad­vir­tió Idí­go­ras.

Fuente: www.puntal.com.ar