Desde el lunes 8 de abril, el comercio en general de la ciudad -que comprende a tiendas, zapaterías, perfumerías, casas de fotografías, ópticas, joyerías, relojerías, librerías, regalerías y casas de venta de artefactos para el hogar- atenderá al público, por la tarde, en el horario de 16 a 20.

Por su lado, las ferreterías, pinturerías y los establecimientos dedicados a la comercialización de artículos rurales, electricidad, maderas y afines, así como los corralones, recibirán a los clientes entre las 15 y las 19.

Las casas de venta de repuestos para el automotor abrirán sus puertas de 15:30 a 19:30 y los talleres de reparaciones comprendidos dentro de este rubro lo harán de 15 a 19.

En todos los casos mencionados no habrá modificaciones en el horario matutino, que se extiende de 8 a 12, de lunes a sábado.

Los horarios detallados han sido propuestos, como siempre, por las respectivas cámaras sectoriales, las que sugieren al empresariado que actúe de manera uniforme al adoptarlos, al solo efecto de evitar confusiones al público.

No obstante, de acuerdo con la ley vigente, los comerciantes pueden fijar libremente los días y horarios de apertura y cierre, sean éstos corridos o discontinuos.

Asimismo, es importante subrayar que en las planillas de horarios y descansos del personal debe consignarse el horario elegido por el establecimiento y exhibirse a la vista de los clientes en el acceso al local.

En cuanto a las industrias, los establecimientos pueden adaptar los horarios a sus características de operatividad, dentro de estos límites: entre las 6 y las 21 de lunes a viernes y entre las 6 y las 13 los sábados.