Todos soñamos con esa isla desierta de competencia. El problema es que esa isla generalmente también está desierta de clientes. Por eso, si vas a lanzar un nuevo negocio o ya tienes una empresa en marcha, no te amargues por la existencia de competidores. Aprende de ellos, analízalos a fondo, todos tienen una debilidad, nadie puede hacer todo bien. Tu trabajo es encontrar esos clientes insatisfechos y ofrecerles lo que están necesitando, superando a tu competencia en al menos un aspecto.

Cómo diferenciarse y ganarle clientes a la competencia
Ofrecer exactamente lo mismo que la competencia, y hacerlo con el mismo modelo de negocio, no es una opción.

Puedes diferenciarte en tres aspectos:
El segmento de mercado: ¿por qué apuntar al mismo segmento de clientes de tu competencia, cuando puedes crear tu propio nicho? Muchos emprendedores caen en el error de querer abarcar todo el mercado, porque tienen miedo de que las ventas no sean suficientes. La mayoría de las empresas grandes que te puedas imaginar empezaron conquistando un nicho. Ninguna nació siendo una multinacional.
La propuesta de valor: aquí debes concentrarte en crear y ofrecer algo de más calidad, o más barato, o más rápido, o más cómodo, o todo junto. ¿Qué funcionalidad de los productos y servicios de tu competencia podrías mejorar o agregar?
El modelo de negocio: desafiar el “esto siempre se hizo así…”. Romper con el status quo de la industria es otra opción muy potente que tienes para diferenciarte. Podrías innovar por ejemplo en el canal de venta, en la forma de relacionarte con el cliente, en las alianzas con los proveedores, en la forma de cobrar, en la forma de fijar el precio, etc.

Para definir una estrategia de diferenciación te recomiendo seguir este paso a paso:
Define la visión de tu empresa
Para no correr el riesgo de crear un negocio que luego no te guste, primero te recomiendo que tengas claro qué quieres lograr con tu empresa y que los objetivos de la misma estén alineados con tus objetivos personales.
Analiza la competencia
Debes observar cuáles son tus competidores y analizarlos a fondo. Y no me refiero solamente a las características de sus productos y servicios, sino también a todo lo referente a su modelo de negocio.
Entiende a tu cliente
Identifica no sólo las características sociodemográficas de tu cliente (edad, sexo, ingresos, etc.), sino principalmente cuáles son esos problemas y necesidades que le sacan el sueño.
Crea una propuesta única
Una vez que cuentes con toda esta información estarás preparado para definir una estrategia que te permita lanzarte al mercado o, si ya estás en él, sacarle clientes a tu competencia.
Para finalizar, si tienes competencia es una gran noticia y también un gran desafío. Síguelos de cerca, siempre tienen fallas. Y sobre todo escucha a los clientes, ellos más que tu competencia, te marcarán el camino correcto a seguir.

www.lidsoy.com
Tel: 0358 – 156025513