Si tu respuesta es 4G +1, probablemente te interese este artículo, ya que las diferencias son realmente drásticas, más aún si pensás desde el punto de vista de un desarrollador de negocios digitales o esperabas esta red para aplicar nuevos modelos de servicios basados en la nube.

El 5G, por ejemplo, nos dará el ancho de banda necesario para transportar toda la información de las cosas conectadas, desde luminarias, hasta el horno o el iPad. La nube (cloud, en inglés) democratiza el acceso a software sofisticado a todos los niveles de la sociedad y del mercado, cualquier empresa pequeña y mediana podrá acceder y gestionar su negocio en remoto.

La analítica avanzada nos va a permitir entender ese volumen enorme de datos. Y la inteligencia artificial va a permitir leer todo ello en tiempo real y sacar conclusiones que la naturaleza humana aún no puede.

Datos!

Lo explica Carlos Jesús Bernardos, vicepresidente de 5TONIC, un laboratorio de innovación en tecnologías fundado por Telefónica e IMDEA Networks que, situado en Madrid, se ha convertido en una referencia en toda Europa: “5G no es 4G más uno”.

Se despliega por quinta vez una red de telecomunicaciones?  SI, pero a diferencia de sus predecesoras no se trata fundamentalmente de un salto técnico, como el aumento de la velocidad de transmisión de los datos o mejor cobertura. Es un cambio de paradigma. “La red deja de ser una mera vía de transporte de información y pasa a ser un agente activo”, dice Bernardos. Con el 5G, los datos que se están transmitiendo también se pueden gestionar junto a la propia red gracias al edge computing o computación en el borde: sin necesidad de cables ni dispositivos con alta capacidad de procesamiento, se monitoriza y optimiza la información al borde de la propia red, reduciendo la latencia de la información a lo operativamente imperceptible.

Imaginar para crear.
Casos como este se han conocido y conversado infinidades de veces, pero si los llevábamos a un escenario de adopción masiva, prescribían por limitaciones tecnológicas, mayormente vinculadas al volumen de datos acumulados por miles de usuarios integrando este tipo de dispositivos.

Yendo a uno concreto!

“El cuerpo de bomberos de una ciudad cualquiera, demuestra cómo detectar e intervenir ante un infarto sin necesidad de que se produzca un aviso a la central de operaciones o al 911”

Un dispositivo mide los parámetros médicos de una persona, como el pulso, la tensión o la glucosa y el oxígeno en sangre. Si los indicadores dan la voz de alarma, envían el aviso a la ambulancia, sin pasos intermedios.

Vamos por mas según el desarrollador de esta solución: Una vez en el vehículo, el personal sanitario lleva unas gafas de realidad aumentada que le permiten, en todo momento, atender a los indicadores médicos del paciente “La enorme densidad de dispositivos necesarios para monitorear a la tercera edad o pacientes con Riesgo Cardiaco siempre conectados que nos permite manejar el 5G mejora y hace factible, la detección de emergencias sanitarias”, Este sistema de monitoreo es Internet de las cosas, es mayor conectividad, pero también edge computing: sin la gran capacidad de cómputo que se da al borde de la red, el sistema de emergencia médica, aunque fuera el de la NASA, no podría monitorear en cada momento la salud del paciente mediante realidad aumentada.

Aún resta un camino por recorrer, pero bien vale la pena conocer hasta donde podríamos llegar con el equipo y plan de viaje correcto.

Por: Gastón Paisio