El momento finalmente ha llegado. Estamos en presencia de un hecho que marca un antes y un después en este anhelo que lleva décadas, este sueño de cumplir con un objetivo que ha sabido de postergaciones y también de frustraciones, como es el de colaborar activamente con el despegue definitivo de nuestra ciudad hacia el tan ansiado y necesario desarrollo industrial. Se habilita el Parque Industrial CECIS, proyecto liderado desde nuestra Institución, que cuenta con el apoyo y colaboración del Gobierno de la Provincia de Córdoba y del Gobierno local.

Nuestro Centro Empresario es consciente que se trataba de un proceso lento y complejo, que transitamos con convicción y dando pasos seguros, liderado por las sucesivas conducciones de la institución, a las cuales agradecemos su valioso y desinteresado aporte. Para ello nos basamos en una premisa fundamental, que es brindar medios para fortalecer nuestra actividad productiva, como elemento sustancial del desarrollo local y regional. Río Cuarto se encamina de esta forma a recuperar la actividad industrial que por distintos motivos se fortaleció en otras ciudades.

El nuevo Parque Industrial con que contará Río Cuarto, desarrollado por el Centro Empresario, Comercial, Industrial y de Servicios (CECIS), está emplazado en un predio de 14 hectáreas – al suroeste de la urbe, en ruta provincial 19 km 1, a escasos 1000 metros hacia el sur de la ruta 8 y 1.800 metros de la intersección entre ruta 8 y ruta A005- adquiridas por la entidad gracias a la ayuda económica brindada por el Gobierno de Córdoba, por entonces bajo el mando del Dr. José Manuel De la Sota.

Resulta pertinente traer a la memoria algunos antecedentes que sirven para repasar distintas épocas que marcaron el pasado industrial riocuartense. Son válidos para entender mejor el significado de este emprendimiento próximo a ponerse en marcha.

Río Cuarto es una ciudad de inmigrantes, gente de campo y desarrollo. En los años sesenta se consolidó como un conglomerado urbano de tamaño intermedio, caracterizada como núcleo comercial de una vasta región, cuya economía se sustentó en la producción agrícola ganadera y en la actividad industrial vinculada a las materias primas agropecuarias como molinos harineros, fábricas de aceite, frigoríficos, maquinarías agrícolas e industrias lácteas.

En los primeros meses de 1970 el Ejecutivo Municipal y los conductores del hoy CECIS decidieron realizar acciones tendientes a promover el desarrollo industrial. Se visualizó el valor que la producción agroganadera aportaba a la actividad económica de la ciudad, pero al mismo tiempo se consideró imprescindible la radicación de industrias. Durante los primeros años de esa década del setenta la inquietud de los empresarios estuvo relacionada con este desarrollo industrial, facilitado por la ejecución de un Parque Industrial en la ciudad. Se moldeó una línea de pensamiento que juzgó frágil la composición productiva de Río Cuarto únicamente respaldada en la actividad agrícola-ganadera. Se consolidó la visión acerca de que la región requería la transformación industrial de su materia prima para lograr un crecimiento sostenible en el tiempo.

En noviembre de 1971 se firmó la escritura de compra de varias manzanas con destino a la radicación del Parque Industrial Piloto de la ciudad de Río Cuarto, hoy Parque Industrial Río Cuarto “Dr. Arturo Frondizi”.

Durante los años sucesivos, hasta llegar al presente, los vaivenes políticos y económicos –salvo períodos excepcionales- desalentaron iniciativas e inversiones.

Es menester recordar que a principios de los años ochenta se puso en vigencia la Ley de Promoción Industrial para las provincias del Noroeste, en la que estaba incluida la provincia de San Luis, que generó un impacto negativo en la por entonces pujante industria riocuartense.

Desde siempre nuestra Institución instó de manera permanente a los gobiernos provincial y municipal para que, trabajando de forma mancomunada, en las esferas de sus competencias, se puedan alcanzar los objetivos de desarrollo, solicitando la presencia de políticas activas que aporten ventajas competitivas para que las industrias puedan nacer, crecer y desarrollarse.

Queremos una ciudad con industrias

La inauguración del Parque Industrial CECIS, obra llevada a cabo en medio de una situación socio-económica extremadamente compleja, agravada por los efectos que trajo aparejados esta pandemia que estamos transitando, nos enciende una luz de esperanza.

Nos permite ratificar lo expresado tantas veces: queremos una ciudad con industrias, pues esa actividad es un pilar básico y vital para el crecimiento. Los industriales de nuestra región, a pesar de los contratiempos económicos y políticos, tenemos sobradas capacidades para transformar nuestras materias primas, por la calidad de los productos que obtenemos, por la excelente mano de obra que disponemos y por la extraordinaria capacidad de investigar y desarrollar, que con el tiempo nos ha permitido ser sustentables e innovadores.

La posibilidad de poder contar con un parque industrial de 14 hectáreas significa la creación de un nuevo polo industrial en la ciudad, dotado de capacidad de servicios y energía, posibilitando a nuestra ciudad recibir inversiones industriales de origen local o foráneo, sorteando las dificultades para crecer debido a la escasez de lotes industriales con todos los servicios, alcanzando de esta manera un crecimiento equilibrado y sustentable. Desde nuestra institución CECIS, nos sentimos orgullosos, con este proyecto en marcha, que es un nuevo peldaño al cual nos hemos subido con el propósito de continuar cimentando el desarrollo vital de nuestra ciudad y región.