El capitalismo predomina en el mundo actual y además estamos en una corriente mundial, como han sido otras a lo largo de los años. Esta alternativa económica promueve el flujo de inversión extranjera, la libertad individual y la propiedad privada y están ligados a ciertos principios esenciales, que de no existir, están lejos de alcanzar el bienestar para la mayoría a través del libre mercado según el capitalismo. 

En un libro publicado por tres destacados profesores norteamericanos titulado “Good Capitalism, bad capitalism” (Yale University Press – 27 de Octubre de 2009),  se enumeran los cuatro tipos de capitalismo, que a juicio de los autores existen en el mundo. 

Comencemos mencionando cuales son estos 4 tipos de capitalismos. Ellos consideran que por un lado está el Capitalismo estatista, en el cual el gobierno interviene directamente en la actividad económica y escoge sectores ganadores

El segundo es el Capitalismo oligárquico, donde la mayor parte del ingreso se queda en una porción muy pequeña de la población y quienes se denominan capitalistas, con acceso a las líneas de poder político, limitan la competencia en favor de sus intereses.

El tercero es el Capitalismo de las grandes empresas, donde un grupo reducido de corporaciones genera la mayor parte del ingreso. El capitalismo no limita a nadie, al contrario promueve el desarrollo y lo más destacado de los países liberales es que desde un simple emprendedor se puede llegar una empresa multinacional y no que sólo las grandes empresas minoritarias tienen el mayor poder, tiene una similitud a lo que llaman capitalismo oligárquico, solo que en lugar del estados son pocos privados. Deben existir los privados pero no como únicos posibles para tomar decisiones.

El último se denomina Capitalismo emprendedor, en el que existen condiciones óptimas para la creación de pequeñas y medianas empresas, basado en un ambiente transparente de competencia. 

 Según los autores, el sistema más dinámico es la combinación entre el capitalismo de las grandes empresas y el capitalismo emprendedor. Para ellos, esta combinación permite a las economías pasar de ser dependientes exclusivas en las materias primas a promover industrias con valor agregado, al mismo tiempo que generan capital intelectual y mayor igualdad social. 

Si entendemos que en todos los ideales políticos el capitalismo es parte necesaria, de una u otra manera y que todos necesitamos de recursos para comer, vestirnos y vivir, seguramente estaremos un poco más cerca de poder ser mas empático con el de al lado y lograr mantenernos dentro de un solo camino que nos lleve hacia un mejor destino del que estamos.

Por: Agustín Remondino