El nuevo estudio “Emprendimientos tecnocreativos: Creatividad y tecnología, ¿aliados o enemigos?”, desarrollado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y su laboratorio de innovación, BID Lab, resalta la conexión entre las industrias culturales y creativas y las nuevas tecnologías, identificando 50 casos de empresas tecnocreativas de América Latina y el Caribe, y las últimas tendencias tecnológicas globales.

Indican que, en la actualidad, América Latina y el Caribe ocupan el segundo lugar después de Asia, en términos de crecimiento del sector de videojuegos. Sólo en los últimos cinco años, esta industria experimentó un crecimiento del 56%, triplicando las ganancias proyectadas para la industria del cine. Sin embargo, su impacto no es ampliamente conocido ni aprovechado.

Muchos de los emprendimientos destacados son parte de las industrias creativas y culturales (ICC) y utilizan competencias tecnológicas claves en su diseño o en su funcionalidad para dar vida a sus creaciones.

Entre las tecnologías más destacadas se encuentran: inteligencia artificial, realidad aumentada, blockchain, cryptographic token y reconocimiento facial, entre otros.

Entre las startups de la muestra, por ejemplo, la inteligencia artificial y el Machine Learning fueron las más usadas.