electricidad

La irregularidad afectó los equipos de un negocio dedicado al rubro fotográfico. La empresa estatal objetó que se aplicara la Ley de Defensa del Consumidor a un local comercial, lo cual generó un debate en el tribunal, zanjado por mayoría.

Luego de puntualizar que la actividad que desarrolla la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) es “altamente riesgosa” en los términos del artículo 1113 del Código Civil (CC), la Cámara 9ª en lo Civil y Comercial de Córdoba confirmó que dicho ente debe indemnizar al dueño del negocio de fotografía que sufrió daños en su maquinaria, en razón de la sobrecarga de tensión eléctrica que ingresó en la línea del local.
El juzgado de primera instancia resolvió la cuestión en forma similar y, bajo el marco normativo previsto por la Ley 24240 de Defensa del Consumidor (LDC), dispuso que EPEC abone casi $10.000 de daño emergente, más $2.000 de daño moral, en virtud del deterioro del equipamiento de fotografía del local del accionante ubicado en Villa Carlos Paz, el que padeció el ingreso de un pico de 380 voltios de tensión proveniente de la red eléctrica.
La empresa demandada apeló el decisorio por considerar que la LDC no se aplica a los comerciantes como el apelado; empero, el tribunal de grado desestimó el recurso intentado y ratificó la condena impuesta.
En sus fundamentos, el tribunal de alzada estimó que la apelante es responsable, toda vez que no logró demostrar, para eximirse de responsabilidad, la existencia de culpa de la víctima o de un tercero por los que no deba responder; en ese sentido, calificó a la energía eléctrica como una cosa riesgosa en los términos del art. 1113 del CC.
El pronunciamiento recordó que a partir de la reforma del art. 2311 del CC a través de la Ley 17711, ninguna duda cabe de que el art. 1113 de la máxima ley civil es aplicable a la energía como fuente natural susceptible de apropiación.
En el mismo orden, el órgano de apelación predicó que las presunciones de culpabilidad o la responsabilidad objetiva que emanan de esa norma, sin duda abarcan a la electricidad, tanto como cosa riesgosa (altamente riesgosa) como en el caso, cuando la demandada ha incurrido en actividad culpable por su suministro defectuoso con picos de tensión que fueron los causantes del daño.
Disidencia
En otro aspecto, en el seno de la cámara se suscitó una disidencia respecto de si la actividad comercial del accionante se encuentra alcanzada por el régimen tuitivo de la LDC. La mayoría se pronunció por la tesis afirmativa, por considerar que la actividad profesional de fotógrafo “en modo alguno (…) puede excluir la condición de usuario que ostenta la parte respecto de un servicio público al que recurre sin alternativa alguna”.
Por su parte, el vocal disidente votó en contrario, por entender que en la legislación nacional impera la “concepción subjetivista” que “determina la exigencia de que el acto de consumo no tenga vinculación con actividad comercial, industrial, artesanal o profesional”, al tiempo que “incluso, en el art. 1092 del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación se reincorpora al concepto legal de consumidor el requisito de que el acto de consumo no tenga vinculación con tales actividades”.
Causa: “DI PASQUALE David Alfio c/ EMPRESA PROVINCIAL DE ENERGIA DE CORDOBA (EPEC) – Ordinario – Recurso de Apelación”, Expte. Nº 2456804/36

Ab. Mariano Taddei (Empleado del Poder Judicial de la Prov. de Cba. – Tribunales Río Cuarto)