El uso responsable de internet y la gestión comprometida de los contenidos son áreas en las que solo pensamos de manera esporádica, y lamentablemente desde el lado de la nube, turbulentas organizaciones lucran con el dolor, pánico y pornografía.

El tema se renueva día a día, como así también varían las formas y contenidos que invaden las pantallas de los móviles y tablets de nuestros hijos y adolescentes.

A fines de controlar y reglamentar, desde gobiernos de diferentes partes de Europa, nos llegan anuncios de cámaras o instituciones definidas y determinadas a tomar el tema en serio y efectivamente. Mientras que estas políticas no parecen estar en el radar de países de LATAM.

Al menos te propongo desde este espacio que abordemos las estadísticas y acuerdos que promueven los que más saben de gobernancia en internet, saben porque se involucraron…

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) acaba de publicar la Guía de mediación parental. Para ello recomienda establecer acuerdos en función del “grado de madurez y autonomía y conciencia del menor”.

Los objetivos de este proceso, definido como “un aprendizaje continuo”.

La guía ofrece a los padres recomendaciones sobre otras tareas con influencia para la seguridad de los menores, como “cuidar la comunicación familiar o ser un modelo a seguir, fomentando su pensamiento crítico”.

La tecnología promueve automatizar algunos procesos de nuestra cotidianeidad, pero no generan en sí mismas cambios culturales, si adecuamos hábitos y controlamos la dosis, podremos usar este medio como tal. “Un canal de acceso a contenidos dinámicos, globales y multiculturales”.

El INCIBE destaca el filtrado de contenidos, los límites de tiempo y los registros de uso y alertas, configuraciones disponibles en cada juego, app o red social.

  • Niños de entre 0 y 2 años IS4K recomienda evitar o eliminar el contacto con las pantallas. La introducción de las pantallas debe llegar entre los 3 y los 5 años, estableciendo tiempos cortos y normas, con contenidos seleccionados y controles parentales y con el menor siempre acompañado.
  • Niños de 6 a 9 años Aconseja limitar los tiempos de conexión, así como enseñarles a identificar contenidos que sean adecuados y a buscar información, acompañando también su actividad y supervisando sus contactos.
  • Menores de 10 a 13 años El organismo aconseja adaptar los tiempos de conexión a su nivel de madurez, moderando el acompañamiento, pero también supervisando sus contenidos, contactos y actividad en redes sociales. Se recomienda establecer un “pacto para el uso de Internet” y enseñarles a contrastar la información.
  • Adolescentes de más de 14 años IS4K aconseja adaptar el pacto de uso y los tiempos a la madurez, las necesidades, y orientar al menor hacia contenidos positivos para su evolución, dialogando sobre su actividad en Internet y fomentando su mentalidad crítica.

¿Lo escuchaste por primera vez?

la mediación parental como “un conjunto de estrategias que empleamos los padres para proteger a los menores en Internet”.

Perlas y sombras del mundo Gaming desmedido

En 2018 los esports en España tuvieron una audiencia de 6,9 millones de espectadores.

Sin embargo, esta época dorada tiene una cara oscura y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha puesto seria con el problema y quiere cortarlo de raíz. Esta semana ha aprobado la revisión número 11 de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE), que incluye el trastorno por uso de videojuegos, que pasa a ser considerado oficialmente un un trastorno debido a comportamientos adictivos.

«El trastorno por uso de videojuegos se caracteriza por un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente, y que se manifiesta por:

  1. deterioro en el control sobre el juego, por ejemplo: inicio, frecuencia, intensidad, duración, terminación, contexto.
  2. incremento en la prioridad dada al juego al grado que se antepone a otros intereses y actividades de la vida diaria.
  3. continuación o incremento del juego a pesar de que tenga consecuencias negativas.