NYN_INNOVAR

La gran diferencia entre la calidad del mantenimiento en las empresas no es cuestión de tamaño y presupuestos sino del enfoque adecuado a la escala de cada negocio.

En las grandes empresas multinacionales el área de mantenimiento tiene una estructura organizacional similar a las demás áreas estratégicas, con Gerencias y Direcciones específicas, sus programas de gestión son desarrollados y medidos al nivel de los productivos, comerciales, I+D, logísticos y otros según el tipo de actividad.
En las empresas pequeñas y generalmente familiares encontramos al área de mantenimiento como un grupo de personas que están en el galponcito del fondo, dependiendo muchas veces del área de producción y que gasta dinero pero son necesarios, son los que “arreglan las cosas”.
La diferencia se debe una cuestión de dinero?, bueno, no lo creo. La diferencia radica en que los años de desarrollo y la profesionalización de los staff de las grandes empresas les permite abordar al mantenimiento con una visión diferente que la de un simple mal necesario, lo ubican como un área estratégica que les permite reducir costos, ganar confiabilidad y mejorar de manera continua la productividad, sin dejar de lado aspectos importantes como la disminución de tasas de accidentes e impactos ambientales, todas variables que las hacen más competitivas y eficientes.
Por supuesto que no es posible ni útil en una pequeña empresa tener un Director de Mantenimiento, pero sí es útil y posible aplicar el mismo criterio teniendo en cuenta la escala del negocio. Se trata de adoptar la misma visión y actuar en la estructura acorde a ello, logrando una gestión de mantenimiento enfocada a la confiabilidad y productividad de los equipos principalmente y erradicar la rutina reactiva de reparar lo que se rompe simplemente.
Para lograr un verdadero cambio es necesario que haya un convencimiento sincero de la Dirección de la empresa, porque es necesario lograr un cambio cultural que afecta a todo el organigrama y solo se logra si se lo cruza con una línea vertical clara e inamovible. También es necesaria la planificación, entender claramente dónde se está, dónde se quiere ir y trazar una línea entre ambos puntos. Esta línea debe tener hitos, uno tras otro. Cada hito significa un objetivo, un paso hacia adelante, un cambio.
Cuál es el plan?, dejar de lidiar con paradas inesperadas, urgencias, equipos con corta vida útil, compra ineficiente de repuestos por apuros, discusiones, clima laboral negativo y otras características típicas de una gestión de mantenimiento mal enfocada y empezar a caminar hacia mantenimientos programados, medición con indicadores de variables críticas, personal formado e involucrado con el funcionamiento de los equipos, gestión de stock de repuestos críticos y sobre todo PREVISIBILIDAD Y MEJORA CONTINUA!!

Ing. Jorge Suino
Asesoramiento & Servicios a Industrias
jcsuino@yahoo.com.ar