La brecha entre los precios que pagan los consumidores y lo que reciben los productores agrícolas o ganaderos fue de 4,11 veces en agosto, 15% menos que en julio, mientras que la participación del productor en el precio final saltó a 28,9%, según el relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

El dato muestra la diferencia de precios entre los 25 principales productos agropecuarios que se sirven en la mesa familiar, y registró la menor brecha entre productores y consumidores desde el inicio del registro en 2015.

La baja de agosto fue impulsada por caídas profundas en las brechas del ajo, el zapallito, la cebolla y el tomate. En el caso de la cebolla y el zapallito, reacomodaron sus brechas después de registrar fuertes subas en julio.

Asimismo, hubo siete productos con aumento de brechas, uno sin variación y 16 con descensos en agosto, lo que empujó el IPOD hacia abajo.

En promedio, los consumidores pagaron 4,14 veces más de lo que cobró el productor por los productos en la tranquera de sus campos, cuando en julio la diferencia fue de 4,87 veces.