Una nueva crisis mundial ha llegado a la Argentina, pero esta vez no es una crisis económica, sino una pandemia. Nos afecta de otra manera, pero económicamente también viene a afectar nuestras finanzas, empresas, entre otras, pero principalmente las mayores perjudicadas serán las pymes.

No voy a hablar del coronavirus que ya hay basta información y de personas capacitadas en el tema que están aportando su conocimiento sobre el tema en distintos medios. Pero si quiero hablar un poco sobre las pymes, pero sobre todo quiero hablar sobre los pequeños productores a quienes esta crisis global afecta de manera directa y sin saber que sucederá con ellos en el futuro.

Quiero aclarar que no voy a ser extremista ni generar pánico, pero si quiero que seamos consientes de lo complicado de esta situación, por cómo se venía con anterioridad al coronavirus, por las medidas, que algunas pueden ser útiles y otras no tanto, y también porque al salir de esta crisis mundial hay que ver el resultado de cómo nos deja y qué vamos a hacer desde y para adelante para continuar produciendo y generando. El problema existía y ahora es peor, la única manera de salir es con oportunidades para crecer.

La pandemia apareció de manera intermedia entre la situación complicada que se vivía en Argentina y la posibilidad, o no de nuevas oportunidades o medidas que permitan el desarrollo del país. Por esa misma razón hay que analizar lo que va a afectar el coronavirus, pero también las consecuencias de las situaciones anteriores, en conjunto de las nuevas medidas que se vayan a tomar para poder beneficiar las empresas Argentinas.

En primer lugar hay que ser consientes que vamos a tener una merma en la producción y en las ventas, por dos factores principales, el primero es la crisis y el segundo la cuarentena. Vamos a empezar a consumir productos de primera necesidad, dejando de lado productos de  segunda necesidad, lujos o productos que no sean de satisfacción primaria para cada uno. Esto generará recesión y será complicado volver aponer la rueda a girar. Acá es donde las decisiones políticas deberán favorecer y permitir a las pymes la oportunidad de tener el plazo suficiente para retomar su habitual funcionamiento.

Pero también tenemos que ser pacientes, vivimos en un país donde la innovación y la creatividad es moneda corriente de todos y seguramente subsistiremos a este crisis también al igual que las que ya vivimos. Este momento de cuarentena, de encierro nos brinda dos oportunidades bien distintas; o nos tiramos en la cama a quejarnos de la pandemia o nos ponemos a proyectar lo que viene por delante. No se olviden que las mejores ideas y las mayores oportunidades surgen cuando estamos en las peores situaciones.

En segundo lugar las pymes serán un factor clave para tener en cuenta en este momento. Sin empresas es muy difícil tener viabilidad en un país y las pymes representan el 40% del PBI y el 70% del empleo privado en Argentina, sin pymes no existe la posibilidad de tener empleo, de generar productos, oportunidades laborales, crecimiento nacional y por sobretodo la creación de otras nuevas pymes, emprendedores y empresas que van a satisfacer a cada uno de nosotros en las necesidades que tengamos y las nuevas que vayan a aparecer en cada sociedad.

Creo que se deben tomar más medidas para apoyar los emprendedores, al campo y sobre todo a las pymes, porque sin ellos la cadena productiva no funciona. Ojala en los próximos días veamos nuevas medidas que ayuden a soportar la cuarentena y que permitan a los pequeños productores y a las pymes subsistir a la crisis que estamos viviendo.

Volveremos a hablar de los inconvenientes entre empresas y gobiernos, entre mercados y políticos, impuestos, tasas, retenciones, etc. Hoy estos temas quedan de lado por un bien común. Protejamos a la Argentina, protejámonos y para eso  #QuedateEnTuCasa

Por: Lic. Agustín Remondino