Los expertos en la materia destacan que el mundo se detuvo y luego del impacto del COVID, comenzó a girar nuevamente con distinto enfoque y las TICs son un claro ejemplo de adaptación y aceleración.

Este 2021 como cada año generará una demanda de profesionales de cara a integrarse al mercado laboral con un condimento de incertidumbre muy alto, lo que sí está claro que el expertise digital, remoto y tecnológico será una combinación con más altas probabilidades de tomar el centro de escena de cualquier reclutamiento.

Cada año se incorporan al mercado laboral miles de nuevos profesionales, cada vez más formados y especializados. Eso sin tener en cuenta todos los perfiles que se reciclan y se reinventan para adaptarse a las nuevas demandas de empleo del mercado.

Nota de color:

Teletrabajo, el término que hemos oído tantas veces en 2020 fue una de las candidatas a ser la palabra del año.

Cultura tecnológica

Muchas veces hablamos respecto de la tecnología como agente de cambio o insipiente agente en el cambio cultural de un grupo etario o región, la diferencia respecto a la adopción NO opcional promovida por la crisis, es que algunos aspectos de la transformación, carecen de los actores necesarios para ser llevada a cabo, surgen así zonas de vacancia, puestos o roles de gran especificación a los cuales aún no se los puede ver con claridad por falta de oferta académica o por profesionales que aún están en su etapa de formación.

Las siguientes áreas plantean un desafío y oportunidad para academias y trabajadores que quieran y necesiten desarrollo profesional y estabilidad en sus puestos actuales de trabajo, para las empresas y Pymes de cualquier sector una ventaja o vulnerabilidad competitiva a la hora de abordar un mercado cada vez más informado, reactivo, globalizado y digital.

Cloud computing, internet de las cosas -IoT-, inteligencia artificial -IA-, machine learning, automatización, robótica, big data, blockchain, realidad virtual y realidad aumentada, soluciones de gestión empresarial -ERP, CRM…-, ecommerce, etc.

Los roles y fortalezas que resolverán estas áreas, quizá aún remotas en las mesas de conducción de nuestras empresas, son:

  • El poder del dato: la ingeniería de datos y la ciencia de datos.
  • Especialistas en bases de datos tanto SQL como NoSQL. SQL, MySQL, SQL Server, Mongo.
  • Apuesta por el Cloud y todos sus servicios en la nube
  • Ciberseguridad, Inteligencia artificial
  • Especialización en equipamiento técnico de redes e infraestructuras informáticas.
  • Usuario en el centro: privacidad, experiencia, rapidez. Perfiles UX como responsables de estrategias de contenido y expectativas de cliente.
  • Eficiencia en el desarrollo de software: desarrolladores con conocimientos híbridos y calidad de software, esto debido a la velocidad en los que son requeridos nuevos desarrollos y el vertiginoso lanzamiento de soluciones al mercado.
  • Profesionales y administradores de plataformas E-commerce.

¿Cómo lograr estas competencias o como enfrentar estos desafíos?

Tener una formación de calidad, poseer competencias demostrables, desarrollar tecnologías propias, trabajar con implicación empresarial y pública, apostar por la especialización laboral continua y promover desde diferentes sectores e instituciones el acercamiento educativo a la realidad laboral.