Las reservas del Banco Central sufrieron una importante merma de 6,2% en el primer trimestre del año, período en el que perdieron u$s2.690 millones, hasta los 40.600 millones de dólares. Este miércoles, última jornada de operaciones de marzo, el organismo emisor cedió u$s223 millones, la mayor caída diaria en lo que va de 2013.

Esta baja superior a los u$s200 millones se debió al pago de intereses del Boden 2015, que así se hará efectivo el primer día hábil de abril. La pérdida de activos de la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont fue de un promedio de 50,1 millones diarios en las 53 jornadas cambiarias transcurridas en 2013.

Las reservas se sitúan en el mismo nivel del 31 de mayo de 2007, hace casi seis años, cuando sumaban u$s40.581 millones, durante el Gobierno de Néstor Kirchner. No obstante, el récord se obtuvo durante la primera presidencia de Cristina Kirchner, ya con Mercó del Pont al frente de la entidad emisora, con u$s52.654 millones el 26 de enero de 2011. Respecto de aquel máximo, los activos restaron u$s12.054 millones -un 22,9%- en dos años y dos meses.

La salida de depósitos en dólares de los bancos públicos y privados, los pagos de deuda pública con fondos del Banco Central y la caída de las liquidaciones de exportaciones del agro, en torno al 30% en comparación a 2012, explican el retroceso de reservas en el período enero-marzo de 2013.

Aún así, el retiro de depósitos en moneda extranjera –considerados reservas como encajes bancarios- no es un fenómeno nuevo, sino que se inició con la imposición de las restricciones para comprar dólares por el Banco Central y la AFIP a partir del 31 de octubre de 2011 y profundizadas con la adquisición de divisas para atesorar a partir del 5 de julio del año pasado.

Las colocaciones en divisas extranjeras en bancos privados disminuyeron casi u$s7.500 millones desde que se anunció el “cepo” cambiario.

Esta fuga de capitales representa la mitad del total de depósitos de estas características existentes hacia octubre de 2011 y explicó el 60% de las reservas perdidas por el Banco Central en ese lapso.

En el otro 40% pesaron los pagos de deuda pública del año pasado por unos u$s5.000 millones, particularmente por el Boden 2012 y el Cupón atado al PBI en agosto y diciembre pasados, respectivamente.

Este año, las cancelaciones de deuda con fondos del BCRA serán mucho más livianas que en 2012. En principio, insumirán menos de u$s3 mil millones, por el pago del Bonar VII (paga vencimientos de capital en septiembre del 2013 por u$s2.000 millones), el Boden 2015 (paga intereses en abril y octubre por u$s408 millones) y el Boden 2013 (vence en abril y paga u$s243 millones).

Como el crecimiento económico del 2012 fue de 1,9%, según las mediciones del INDEC, no alcanzó el 3,26% previsto para que se desembolse el pago de cupón atado al PBI en 2013. Los vencimientos de capital e intereses previstos en el Presupuesto incluyen abonarle a los organismos públicos u$s6.200 millones, que se prevé serán refinanciados por el Banco Central y la ANSeS y no implicarán desembolso alguno.

También hay unos u$s2.000 millones de préstamos a pagar al BID y al Banco Mundial, que son devueltos en forma automática una vez que se los cancela bajo la forma de nuevos préstamos, por lo que se los considera sólo “deuda contable”.

En el mismo sentido, el ingreso de dólares al país será más relevante este año por la liquidación de exportaciones, ante una cosecha de soja 20% mayor a la del año pasado (50 millones de toneladas) y un récord de producción de maíz (25 millones de toneladas). Por eso, las expectativas de una recomposición de las reservas del Banco Central se concentran en el segundo trimestre de 2013, cuando se liquida la cosecha gruesa.

Fuente: www.infobae.com